lundi 28 novembre 2016

Diferencia entre el Anarquismo y el Comunismo

Semblanzas: Diego Abad de Santillán

Pedro Cano, primo de mi abuelo


CANO, Pedro

Minero, militante de CNT en la comarca de Manresa nacido en Mojácar (Almería). Murió, a causa de las torturas franquistas, en Olesa de Montserrat (Barcelona).
Asociación Isaac Puente - Sangre anarquista - Represión

(C) toute reproduction ou copiage est interdite

mercredi 23 novembre 2016

ENCICLOPEDIA ANARQUISTA

Importante empresa editorial llevada a cabo por los anarquistas franceses y los españoles emigrados en Francia durante la dictadura de Primo de Rivera. Parece ser que Durruti y sus compañeros contribuyeron mucho con el producto de sus asaltos. De ella se publicaron cuatro grandes tomos (24/30) con 2.896 paginas, y quedo interrumpida, sin duda por escasez de medios económicos y edad avanzada de su director-redactor, Sebastien Faure, en 1934. Componen la obra miles de artículos, solicitados a las mejores plumas del campo libertario y especialistas en temas enciclopédicos, quedando inacabadas las secciones biográfica, bibliográfica y otras... Es España se habian tratado varias veces de traducir esta gran obra a nuestro idioma castellano, pero la guerra civil impidió realizar tan bello sueño. Finalmente la empresa fue acometida por los anarcosindicalistas emigrados en Mexico despues de la guerra civil, bajo la dirección de Victor Garcia. Una reedicion en off-set de la obra original fue llevada a cabo por Vicente Sierra en Venezuela.
Jose Peirats, historiador - Diccionario del anarquismo - pagina 49


Les internats de la peur du franquisme



ESPAGNE : Les internats de la peur
Maltraitances psychiques et physiques, abus sexuels, travail forcé, pratiques médicales douteuses : des milliers d’enfants furent incarcérés dans ces internats de la peur durant le franquisme et jusqu’aux premières années de la démocratie. Collèges religieux, orphelinats, préventorium se transformèrent en ces sortes de prisons pour jeunes. Et contrairement à des pays comme l’Irlande qui ont tardivement reconnu les mauvais traitements infligés dans des établissements religieux sous la responsabilité de l’état, en Espagne ces abus ont été occultés, passés sous silence, donc non jugés, et n’ont donné lieu à aucune réparation.
« Ils m’ont brûlé le cul avec des bougies et m’ont frotté les couilles avec des orties parce que j’avais pissé au lit » ; « ce que me faisait faire ce Monsieur s’appelle une fellation, mais à l’époque je n’en avais aucune idée » ; « je pensais me suicider : qu’un enfant de 12 ans pense à cela montre la dureté de ce qu’on subissait »… Ce sont quelques-uns des témoignages de ces milliers de garçons et de filles qui passèrent tout ou partie de leur enfance enfermés dans ces internats ou centres de bienfaisance (!) durant le franquisme et les premières années de la transition démocratique.


Beaucoup y furent victimes de passages à tabac, de viols, de travail forcé et tous de vexations, d’humiliations, dans ces centres que le régime utilisait pour sa propagande.
Des images des actualités cinématographiques, en blanc et noir, montraient de nombreux enfants, propres comme des sous neufs, vêtus de blanc qui jouent, s’amusent, écrivent sur leurs cahiers et mangent sur des petites tables rondes dans de grands réfectoires aux immenses baies vitrés, sous le regard maternel de quelques bonnes sœurs…Le commentaire contait la vie privilégiée de ces enfants dans un paysage de montagne aux vertes prairies et pinèdes immenses. D’autres filmaient des adolescents travaillant dans un atelier ou dans des vergers, faisant de la gym ou jouant au foot, posant en groupe autour d’un prêtre jeune et athlétique, tandis que le commentaire vantait cette saine vie de formation et de vie au grand air. Sans oublier, bien sûr, les saintes images de retraite de première communion…
Voir article http://www.deblog-notes.com/2015/08/les-internats-de-la-peur.html

lundi 21 novembre 2016

EL ÉXODO por Federica Montseny

Federica Montseny 

EL ÉXODO

He narrado ya, en "El éxodo--- Pasión y muerte de los españoles en el exilio" lo que fue la entrada en Francia de medio millón de personas ---hombres, mujeres, ancianos, niños--- huyendo de la metralla y de las persecuciones fascistas.

Todas las carreteras de Francia, desde la frontera hasta las primeras ciudades francesas, a lo largo de toda la linea de los Pirineos, fueron cubiertas por esa masa humana, en la que se mezclaban civiles y militares, heridos e inválidos, colonias infantiles conducidas por maestras y maestros.

Fue algo indescriptible, que jamas podrá ser narrado con toda su magnitud, con los contornos apocalípticos que revistió para cuantos lo vivimos.

Los comités de Ayuda a los refugiados, SIA y los propios organismos oficiales eran impotentes para atender a todo el mundo para remediar tanta miseria. Y la solución que encontró el gobierno Daladier no podía ser mas inhumana : canalizar a toda esa multitud hacia las playas de Argelés, de Barcarès, de St Cyprien, hacia Sepfonds, hacia Bram, donde no había nada habilitado para recibirlos. Y esto en un invierno rudo, de lluvias torrenciales. Medio millón de personas fueron hacinadas sombre las arenas de las playas, que hoy acogen a los veraneantes de vacaciones y que, en 1939, sirvieron de lechos de muerte para centenares de viejos, de heridos y de niños.

Allí murió Jose Negre, primer secretario de la CNT al fundarse en 1910. De allí fue sacado moribundo, el poeta Antonio Machado, para morir en una humilde fonda de Colliure. Cada día veíamos las largas hileras de ataúdes en madera blanca, entrar y salir de Argelès, del Barcarès, con su ministra carga de niños y de ancianos vencidos por el agua, el viento, el frió.

Los barracones se instalaron muchos días mas tarde... Las primeras semana la gente dormía a la intemperie, cubriéndose con mantas, que pronto chorreaban bajo la luvia. Se improvisaron tiendas de compaña, facilitadas por los organismos de ayuda, donde fueron recogidos los viejos y los niños. Se tuvo la inhumanidad de no hospitalizar a los heridos, muchos de los cuales perdieron miembros, a causa de gangrenas no curadas.

No. No podremos olvidar jamas tanta incuria, tanta crueldad, escondidas detrás de pretextos administrativos o burocráticos.

Durante días estuve ignorante de la suerte que habían corrido los míos. Ellos no habían tenido, como yo, la suerte de poseer un pasaporte diplomático y de conseguir que se abriese para ellos la frontera los que me permitió entrar en Francia con mis dos hijos, Vida y Germinal, con Teodora y con mi madre. Esta fue separada de nosotros durante una noche, pues la frontera se abrió un momento para su camilla, pero se cerró para nosotras. Sólo pudimos entrar al dia siguiente en que pude recuperar a mi madre, abandonada en la sala de una escuela de Le Perthus.

Nada sabia de mi compañero, de mi padre, de la madre de mi compañero, ni de Maria. Poco a poco conseguí localizarlos y recuperarlos. Mi madre política y mi hermana adoptiva, con su hijitos de un mes, pudieron llegar hasta Perpignan, agregadas a un convoy de niños conducido por la señora Roca, directora de la Escuela Natura. Pero Germinal fue a parar al campo de Argelès y mi padre, que entro por Pulgcerda, fue llevado a la cárcel de Saint Laurent de Cerdans. El capitán de guardias móviles que les detuvo en la frontera, considero que aquel viejo con aire de profeta que, al ser interrogado sobre el partido político a que pertenecía, contesto tranquilamente : "A ninguno. Soy anarquista", tenia que ser necesariamente un terrorista peligroso y decidió encarcelarle, separándole del resto de refugiados.

En Perpignan, gracias a la ayuda de los compañeros de SIA, y sobre todo del abnegado e infatigable Robert Louzon, conseguí recuperar primero a las mujeres de nuestro triste grupo, después a mi compañero. A este le sacamos del campo de Argelès en unión de Francisco Isgleas y de dos o tres compañeros mas: todos los que pudieron meterse en el pequeño coche de Louzon, para el que se abrieron las puertas del campo gracias al cordón de la Legion de Honor que llevaba en la solapa y que utilizo eficazmente en aquellas circunstancias. Por ultimo conseguí arrancar de las garras del Prefecto de los Pirineos Orientales a mi pobre padre, recluido en la cárcel, mediante un certificado de alojamiento de la Casa de los Escoceses de Montpellier, obtenido por Paul Reclus, hijo de Elias y sobrino de Eliseo.

En este intervalo, mi madre, portadora de un cáncer intestinal que se generalizo rápidamente, moría en el hospital Saint Louis de Perpignan, el 5 de febrero de 1939. Fue una de las primeras victimas de esa tragedia desmesurada. Mas nuestro drama, con todo su patetismo, desaparecía sumergido en lo que era aquella catástrofe colectiva. Lo habíamos perdido todo, pero, como nosotros, medio millón mas de personas lo habían perdido también todo y algunas hasta a sus deudos mas queridos.

¡Como olvidar los gritos desgarradores de las madres que veían morir en sus brazos a sus hijitos, victimas de pulmonías contraídas en las noches de frió y de lluvia y para los que no había medicamento alguno disponible ! ¡ Como olvidar el espectáculo de los heridos, arrastrándose cojeando por las carreteras acuciados por ese odioso Allez, allez, plus vite! de los gendarmes y de los senegaleses que los conducían hacia los campos!

Nosotros habíamos ido a parar a Banyuls, a una habitación que nos consiguiera la familia de Fermin Xifreu, uno de nuestros amigos. De alli partio Germinal hacia Paris y de allí fuimos expulsadas por una disposición del prefecto de los Pirineos Orientales. A mi personalmente, junto con mis hijos, me daba la orden de abandonar el departamento antes de 24 horas. En cuanto a mi madre política, a mi hermana adoptiva, a Teodora y al resto de compañeras que se habían agregado y nosotras, se les dijo que al dia siguiente vendrían a buscarlas para llevarlas al campo mas proximo, esto es, Argelès.

Salimos de noche y conducidas en coche por un amigo, hacia Port-Vendrès donde conseguimos coger un tren en dirección de Paris. Yo no corría peligro personal, gracias a mi famoso pasaporte diplomático.
Pero las mujeres de mi grupo corrían el riesgo de ser detenidas por indocumentadas y conducidas sin remisión al campo.
Llegamos por fin a Paris, donde otras dificultades nos esperaban.
Federica Montseny

Seis años de mi vida (1939-1945) paginas 9,10,11,12,13
Desde mi libro y biblioteca personal 

(C) Toute reproduction ou "copiage" est interdite 

Joan Montseny "Federico Urales"



"El comunismo libertario es el comunismo anarquista, comunismo de libertades, comunismo de iguales, porque la palabra comunismo significa igualdad, y el anarquismo significa libertad"
Federico Urales "Joan Montseny"

via : Léxico y política de la Segunda República

Federica Montseny - (1939-1945)



Era una conciencia despierta y rebelde que en otro ambiente, se hubiera dejado llevar por otras corrientes ideales. En Francia y en aquellos momentos, la Resistencia naciente se nutrió precisamente de esta sed de heroísmo y de esa voluntad combativa un poco indeterminada, condensada en un aglutinante colectivo; el odio al ocupante y la lucha contra el fascismo.

Esto nos aproximaba a todas. De mi paso por la cárceles francesas puedo decir que encontré mujeres magnificas, verdaderos tipos de idealistas, que podían rivalizar con las nihilistas rusas, que comparecían enteras y serenas ante los tribunales y que salían cantando "La Marsellesa" y "Le Chant des Partisans" para los presidios, los campos, la deportación y la muerte. Jamas olvidaré a Alicia Gallud, tan dulce y tan serena; a Magdalena Lemonier, con su gran corazón comprensivo y solidario, y, por encima de todas, a esa joven estudiante polaca, muerta mas tarde en Auschwitz sacrificada por la barbarie nazi : Ana Goldswerg.
En ese mosaico de mujeres, Gaby representaba la temeridad, la violencia elemental y lo primitivo.
Fue la primera y perdurable amistad anudaba en esas tristes e inolvidables horas, preludio terrible de horas aun mucho mas trágicas para ellas y para mi misma : por eso la recuerdo tanto
Federica Montseny - Seis años de mi vida, (1939-1945)
paginas 184,185

Desde mi libro y biblioteca personal
(C) Toute reproduction ou "copiage" est interdite

samedi 19 novembre 2016

RESBALÓN



RESBALÓN

Domingo, mes de Marzo.
La mañanita era fresca.
Bajaba por la calle Pedralonso,
De pronto veo a una chica
que pega un resbalón.
Me lanzo como una flecha.
La cogi en mis brazos.
Le pregunto :
- ¿ Se ha hecho daño?
Me respondió : No.
Trabajo de criada.
Hoy es el dia de descanso.
Tengo que ir a misa,
si no voy me quedo sin trabajo.
- No te preocupes.
Vamos a tomar un cafecito
y unos churritos.
Marcharemos a la feria.
A la tarde te acompañaré
a la casa de tu señorita
y tu le diras:
Señorita, ha llegado mi hermano.

La criada feliz.

Manuel Lozano - pagina 34
Rafagas noviembre 93 - Copia Fundacion Pedro Flores Martinez

(C) Toute reproduction ou copiage est interdite

Foto : playa de Cadiz




Jardines de los combatientes de la Nueve - Paris
LA NUEVE - LA RESISTANCE
Les grands oubliés de la victoire 

QUE VIVA MANUEL LOZANO (Manuel Pinto Queiroz Ruiz)
QUE VIVA EL CAPITAN RAYMOND (Ramon Vila Capdevila )


Durruti : El Amor y la Lucha de un Anarquista

Entrevista de la compañera de Durruti : Emilienne Morin

"Nunca creí que su muerte fuera accidental" Emilienne Morin 

via https://anarkobiblioteka.files.wordpress.com/2016/08/durruti_-_el_amor_y_la_lucha_de_un_anarquista_-_entrevista_a_la_compac3b1era_de_durruti_-_pedro_costa_muste.pdf