vendredi 18 décembre 2015

"LOS MÁRTIRES DE CHICAGO" Y EL 1. DE MAYO


"LOS MÁRTIRES DE CHICAGO" Y EL 1. DE MAYO
Y LA JORNADA DE OCHO HORAS




El día 1 de mayo de 1885 comenzó en Chicago la huelga en pro de la conquista de la jornada de trabajo de ocho horas, patrocinada por el Sindicato Obrero Central y por la Internacional. El numero de huelguistas, que había comenzó siendo de 40 000, bien pronto se alzó a la cota de 65 000. Ante el despliegue de tan crecido numero de efectivos obreros en huelga, la policía tomo sus precauciones, uniéndose a la policía de la ciudad de Chicago los detectives de la famosa agencia Pinkerton. Todas las fabricas de la ciudad estaban paradas. Hubo desfiles y mitines dados en polaco, ingles y alemán, en atención a los obreros emigrados de tales naciones que residían en Norteamérica.
El día 1 de mayo, sábado, paso pacíficamente, dando pruebas de civismo y solidaridad todos los huelguistas y manifestantes.
   El éxito y la demostración publica y practica de aquella expresión de poder obrero despertó las iras de los hombres de negocios y de los industriales mas importantes, que a su vez se solidarizaron, dispuestos a utilizar todos sus resortes de poder con objeto de aplastar la huelga.
   El día 3 de mayo la huelga habíase extendido, tomando proporciones, alarmantes, ya que daba lugar a una espiral de paralización de las mas diversas industrias. No tardo la policía en intervenir, utilizando sus porras como medios disuasorios contra los huelguistas.
   El mismo día 3, lunes, cuando August Spies estaba dirigiendo la palabra a 6000 cargadores de madera, un grupo de unos 200 se separo del conjunto con intención de dirigirse a increpar a los esquiroles de una fabrica que en aquellos momentos abandonaban el trabajo para dirigirse a sus casas. Antes de unos diez minutos acudan contingentes de policía en numero de uno doscientos. Los otros huelguistas que estaban escuchando a Spies, al oír, las sirenas policiales y a los agentes de la autoridad arremetiendo contra sus compañeros se unieron a ellos, pero las porras y los revólveres de la policía disolvieron a la multitud, disparando, deliberadamente contra el gentío y causando numerosos heridos y cuatro muertos.
August Spies, ante tan desmedido atropello, corrió indignado a la imprenta del periódico "Albeirter- Zeitung" e inmediatamente escribió, en ingles y en alemán, el siguiente texto, que fue impreso con el titulo siguiente :

¡A las armas, pueblo obrero!
¡Venganza!



Pero  al día siguiente, martes día 4 de mayo, ocurrieron nuevos enfrentamientos cuando la policía cargo contra 3 000 huelguistas. En una siguiente reunión autorizada hablaron a los obreros Spies y Parson, insistiendo en la lucha por la jornada de ocho horas. Hacia las diez de la noche la lluvia comenzó a dispersar a los reunidos. Spies y Parsons  se habían reunido cuando todavía quedaba Fielden dirigiendo la palabra a algunos centenares de personas que aun quedaban en el lugar. Fue al poco cuando el inspector Blonfield, celebre entre la población por sus brutalidades, apareció de improviso con 150 policías decidido a terminar la reunión. Cuando se invito a que la reunión se diera por terminada, Fielden replico que se trataba de una asamblea pacifica y ademas autorizada. Entonces, de pronto, alguien arrojo una bomba que hizo explosión entre los policías, hiriendo a unos 66, de los cuales posteriormente fallecieron dos de ellos. Inmediatamente la policía abro fuego repetidamente, en una sucesión de descargas, directamente contra la multitud.
Hubo varios muertos y unos 200 heridos. Todavía en la actualidad no se ha descubierto quien arrojo aquella bomba. No ha faltado quien ha supuesto que la bomba fue arrojada por un agente provocador.
   Inmediatamente los periódicos desataron una ola de pánico contra los terroristas, citando a Johann Most, el cual era discípulo de Bakunin y Nechaiev. Había fundado la Asociación Internacional del Pueblo trabajador, de ideología acrata, conocida como la "Internacional Negra", Most era defensor de la acción terrorista, en la seguridad de que el proletariado armado ponía en igualdad de condiciones combativas a la clase obrera frente a la policía y demás fuerzas armadas del Poder. De sus teorías nacio "la linea sindicalista de Chicago" a la que representaban, entre otros, Spies, Samuel Fielden, Parsons y Schwab. Entre los obreros que dirigían Spies y sus compañeros hallábanse alemanes y de otras nacionalidades, emigrados de sus países a Norteamérica en busca de mejores medios de vida. Por ello, uno de los periódicos de Chicago arremetió contra los obreros "extranjeros" afincados en Norteamérica, considerándolos de la siguiente forma: "La chusma instigada por Spies y Fielden no esta formada por norteamericanos. Son la escoria de Europa que llegaron a la generosa Norteamérica con objeto de abusar de su hospitalidad y minar la autoridad de esta nación." Y otro arremetía contra los anarquistas: "Debe hacerse rápida y drástica justicia a estos anarquistas. Los juicios serán breves, porque la ley de este Estado es transparente respecto de la complicidad con un crimen, que la rapidez sera la mejor media de ejemplaridad."
   Tratábase, por tanto, de predisponer a la opinión publica a favor de la policía y contra los dirigentes huelguistas y sus ideologías y reivindicaciones laborales.
   Así, pues, fue como a mitad del mes de mayo se reunió el Gran Jurado, acusándose en seguida a August Spies, Michael Schwab, Samuel Fielden, Albert R. Parsons, Aloph Fischer, George Engel, Louis Lingg, así como también a Oscar Neebe, todos pertenecientes a la Internacional, acusándoles del asesinato de Mathias J. Degan. El juicio fue señalado para el dia 21 de junio en la Audiencia Criminal de Cook County. Fue nombrado juez Joseph E. Gary, como fiscal figuro Julius S Grinell, asumiendo la defensa, en representación de los acusados, William P. Black, William A. Foster, Sigmund Zeiser y Moses Salomon.
   Durante el juicio no se logro demonstrar claramente quien había arrojado la bomba, aunque se asuso de ello a Schwab y a Fielden de disparar contra la policía. No se pudo demostrar,
pero se admitió. El  resultado fue el siguiente: el 20 de agosto, el jurado dicto un veredicto de culpabilidad, señalando la pena de muerte en la horca para siete de los acusados, dejando  como excepción a Oscar Neebe, al que se condeno, empero, a 15 años de prisión.
   Después de los recursos a que se recurrió, finalmente se conmuto la sentencia a Fielden y a Schwab, que se unieron en la prisión con Neebe en la penitenciaria del Estado, en Joliet.
Louis Lingg se salvo del patíbulo haciendo estallar en su boca un tubo de dinamita la misma víspera de sus ejecución. Los otros cuatro condenados fueron ahorcados el día 11 de noviembre del año 1887.
   Spies dijo: "Llegara un día en que nuestro silencio sera mas poderoso que las voces que hoy estranguláis."
Por su parte, Fischer grito: "¡Hoy es el día mas feliz de mi vida! ¡Viva la Anarquía!"
   También exclamo Engel; "¡Viva la Anarquía!"
   Parson no logro lo que se proponía cuando la soga le ahogo al hundirse la trampilla bajo sus pies: ¿Se me permitirá hablar, hombres de América? ¡Déjeme hablar, sheriff Mason! ¡Que sea oída la voz del pueblo! ¡Oh...!"
   Mas de 25 000 obreros desfilaron en el funeral por "los mártires de Chicago". La lucha por la jornada de ocho horas resulto al fin victoriosa, y en la actualidad el día 1 de mayo, en memoria de "los mártires de Chicago", es reconocida internacionalmente como la Fiesta del Trabajo.

HIMNO DEL PRIMERO DE MAYO

       (Letra de Pedro Gori, aplicada al aria del coro d la opera "Nabucco", de Verdi.)

Ven, ¡oh mayo!, te esperan las gentes,
te saludan los trabajadores;
dulce Pascua de los productores;
ven y brille tu esplendido sol.

En los prados que el fruto sazonan 
hoy retumban del himno los sones
ensanchando así los corazones
de los parias e ilotas de ayer.

Despertad, oh falanges de esclavos
de los sucios talleres y minas;
los del campo, los de las marinas,
tregua, tregua al eterno sudor.

Levantemos las manos callosas,
elevemos altivas las frentes,
y luchemos, luchemos valientes,
contra el fiero y cruel opresor.

De tiranos, del ocio y del oro
procuremos redimir al mundo,
y al unir nuestro esfuerzo fecundo
lograremos al cabo vencer.

Juventud, ideales, dolores,
primavera de atractivo arcano,
verde mayo del genero humano,
dad al alma energía y valor.

Alentad al rebelde vencido
cuya vista se fija en la aurora,
y al valiente que lucha y labora
para el bello y feliz porvenir.

Cantos y poemas de la guerra civil de España - Joan Llarch - prologo de Jose Peirats - Paginas : 29, 30,31, 32, 33,34

Desde mi libro y biblioteca personale
(C) toute reproduction ou "copiage" est interdite

jeudi 17 décembre 2015

Bandera

Bandera

La gran mayoría de las gentes ven en la bandera el símbolo de sus partidos, de naciones, de sus dogmas, y la convierten en su ídolo, rindiéndoles honores especiales y hasta llegándose a matar por ella. El culto a la bandera se ejerce en todas partes. Cada partido político o secta filosófica tiene su bandera, sus emblemas, sus estandartes. A los anarquistas también se les atribuye una bandera: esta es negra. Los anarquistas son los únicos que no ven en la bandera un símbolo sagrado, sino un trozo de trapo que sirve para reunir o aglutinar a los compañeros en el curso de un paseo o una manifestación.

BANDERA ROJA. Aparte del uso que posteriormente se ha podido hacer de la bandera roja, en sus inicios representaba la enseña del proletariado internacionalmente unido por el socialismo sin distinción de patrias, razas o color. Al transcurrir el tiempo, la adulteracion al degenerar en la política de defensa y sustentación del sistema capitalista, por una parte, y la imposición por el terror dictatorial, por otra parte, se ha deshonrado una bandera que fue estandarte de lucha y aspiraciones sociales de los primeros internacionalistas.

A pesar de que socialistas y comunistas de estado la hayan acaparado e indebidamente hecho suya, para prácticamente repudiarla a la postre a cambio de los colores nacionales y con una dosis aun más acentuada de chovinismo que los propios partidos burgueses, la bandera roja representa la Primera internacional y su divisa: "Trabajadores del mundo, uníos". 

Sin duda se debe al poco apego que los anarquistas tienen a las insignias y banderas, que la enseña haya pasado sin oposición alguna a las fracciones marxistas, y, con el apoyo de la historia, se puede demostrar que no se han servido de ella más que para cubrirla de lodo, terminando por desvirtuar totalmente lo que eran sus postulados. Así durante la guerra 1914-1918, los socialistas alemanes y de los demás países aliados al kaiser hacen causa común, salvo rara excepciones, con sus gobiernos respectivos. Contradicción flagrante a las ideas sociales o internacionales y traición a la causa del socialismo. 

Y en cuanto el comunismo dictatorial, con su feroz tiranía y la total enajenación de la personalidad y dignidad del hombre, nada tiene que envidiar al más negro de los imperialismos.

Con todo ello, la bandera roja ha perdido ya todo su simbolismo revolucionario y reivindicativo.

BANDERA NEGRA. Decir que la bandera negra en la enseña anarquista sería hablar precipitadamente. En ningún congreso internacional, ni nacional se ha llegado a tal conclusión, por la simple razón que nunca ha sido tratada esta cuestión. Hemos visto y vemos a los anarquistas en manifestaciones de diversa índole, enarbolando indistintamente la bandera roja, la negra y la roja y negra. (.../...)

La bandera negra empezó siendo un símbolo en las revueltas obreras en defensa de sus intereses de clase. Se sitúa su aparición en Reims, en 1831, en una huelga violenta de los obreros de la construcción que enarbolaban la bandera negra con el emblema "¡Trabajo o muerte!". En febrero del mismo año, en Lyon, también se realizo una manifestación con banderas negras y en el mes de noviembre siguiente los canuts (tejedores) de Lyon le dan a su protesta un sesgo insurreccional, creando un estado y ambiente de franca revuelta, y como símbolo la bandera negra con la emblema "vivir trabajando o morir combatiendo". Después de la matanza del 21 de noviembre de 1831, cuando los canuts levantaron de nuevo la bandera negra, le habían añadido al emblema una calavera. La bandera negra fue también la enseña de Bakunin en la insurrección de Dresde y de Luisa Michel en Clamart. Se empezó a considerar emblema anarquista en 1883 cuando en Francia adquirió gran valor el anarquismo. Parece que la figura de Luisa Michel influyó mucho en este fenómeno. Decía a este efecto un editorialista de l'Humanité, en 1921 : "Luisa Michel tenía al aire una bandera negra; con sus ropas flotantes alrededor de ella, como una tela en la punta de una asta". De hecho, después de la matanza de marzo de 1871, Luisa Michel llevaba un luto tiguroso: luto por todos los compañeros. El 18 de marzo de 1882, en ocasión del aniversario de la Comuna dijo: "¡No más bandera roja bañada en sangre de nuestro soldados! ¡Yo alzaré la bandera negra que lleva el luto de nuestros muertos y nuestros dolores!".

La bandera negra negra fue también la emblema de Nestor Majno y los anarquistas en la insurrección y la revolución de Ukrania, en 1917 y años sucesivos. Últimamente los estudiantes y obreros franceses también la izaron en las barricadas de mayo de 1968.

BANDERA ROJA Y NEGRA. En España, por los años 1932-1933, se consideró que se debían sintetizar los dos emblemas -el rojo y el negro- en un denominador común: la bandera roja y negra, compuesta de dos bandas triangulares. Cabe decir que tampoco hubo, ni hay, acuerdo orgánico que refrende como enseña oficial la bandera rojinegra. Como sucedió con la bandera negra, fue la espontaneidad de la militancia la que la hizo suya.

En España, la bandera roja y negra tuvo la particularidad de ser adoptada por toda la militancia libertaria: con ella se consideran representados los anarquistas de la Federación Anarquista Iberica, las Juventudes Libertarias y los sindicalistas revolucionarios o anarcosindicalistas de la Confederación Nacional del Trabajo.

Diferentes agrupaciones y federaciones anarquistas y organizaciones sindicales afectas a las Internacionales y a la Asociación Internacional de Trabajadores, también han adoptado como señera la bandera roja y negra.
Artículo inédito de Pedro Flores Martinez "El malagueño" (1915-2001)
Copie à  la Fondation Pedro Flores
Retranscrit par mes soins
Corinne Flores

(C) toute reproduction ou "copiage" est interdite

EL ROJO, EL NEGRO Y EL, ROJINEGRO DE LAS BANDERAS



EL ROJO, EL NEGRO Y EL, ROJINEGRO 
DE LAS BANDERAS

Los colores en las banderas poseen, en su lenguaje, mas elevado color según su dominio en extensión junto al asta en la que la bandera se halla prendida.

    Así, el negro total en la bandera negra, significa el predominio absoluto de este color. El negro es el color del pensamiento profundo, abisal, y la angustia del ser humano causada por el sufrimiento de la existencia. Guarda similitud con las tinieblas de la noche, ahuyentadas al mas leve resquicio de claridad. La noche, contrariamente a la luz diurna, tiene la propiedad de invitar mas a la meditación profunda, pues la luz que alumbra todas las cosas de la naturaleza, por su variedad de colores distrae la atención, contrariamente a la noche negra en la que el pensamiento se enfrenta a si mismo.
   Se atribule a la improvisación de Louise Michel, durante la lucha de la Comuna de París, cuando, en un impulso de desesperación, se desprendió del pañuelo negro de cabeza y lo agito en el aire como una bandera negra del dolor y de la muerte, símbolo a la vez de la rebelión extrema contra toda institución social. Asimismo los piratas usaron como blasón de su rebeldía, ajena a toda sumisión, la bandera negra. La vemos reaparecer en Rusia, como símbolo de la Anarquía, y en Ucrania, elegida como bandera de los revolucionarios de Nestor Makno. Si el negro fue siempre el color de la Anarquía, el rojo lo fue de la Revolución, por ello la bandera rojinegra incluye en el simbolismo de sus dos colores el negro del anarquismo y el rojo revolucionario, formando el binomio del anarcosindicalismo, advirtiéndose en dicha bandera rojinergra que el el color que abarca mas longitud del asta es el negro de la Anarquía, como finalidad ultima del sindicalismo revolucionario.

Cantos y poemas de la guerra civil de España - Joan Llarch - prologo de Jose Peirats, paginas : 42,43
Desde mi libro y biblioteca personale
(C) toute reproduction ou "copiage" est interdite

¡VIVA LA ANARQUÍA!



¡VIVA LA ANARQUÍA!

Viva, viva la Anarquía,
no mas el yugo sufrir,
coronados de gloria vivamos
o juramos con gloria morir.


Oíd, mortales, el grito sagrado
de Anarquía y solidaridad,
oíd el ruido de las bombas que estallan
en defensa de la libertad.
El obrero que sufre proclama
la Anarquía, del mundo al través
coronada su sien de laureles
y a sus plantas rendido el burgués.
De los nuevos mártires la gloria
sus verdugos osan envidiar.
La grandeza da nido en sus pechos,
sus palabras hicieron temblar.

Viva, viva la Anarquía,
no mas el yugo sufrir,
coronado de gloria vivamos
o juremos con gloria morir.

Al lamento del niño que grita:
"Dame pan, dame pan, dame pan",
le contesta la tierra temblando,
arrojando su lava el volcán.
Guerra a muerte, gritan los obreros,
guerra a muerte al infame burgués,
guerra a muerte repiten los héroes
de Chicago, Paris y Jerez.
Desde un polo al otro resuena
este grito que al burgués aterra,
y los niños repiten a coro :
Nuestra patria, burgués, es la tierra".

Viva, viva la Anarquía,
no mas el yugo sufrir,
coronados de gloria vivamos
o juremos con gloria morir.

Cantos y poemas de la guerra civil de España - Joan Llarch - prologo de Jose Peirats, paginas : 84, 85
Desde mi libro y biblioteca personale
(C) toute reproduction ou "copiage" est interdite